¡Cuída tu alimentación en las fiestas navideñas¡

Actualizado: 9 de dic de 2020



Diciembre ya está aquí, ¿en qué momento pasó el tiempo tan rápido? Cuando menos nos damos cuenta, ya estamos a tan solo unas pocas semanas para celebrar las posadas, la Navidad y Año Nuevo. Hay otras festividades que también ocurren durante este mes como lo es la celebración judía llamada Hanukkah. Aunque este año es diferente, y tal vez las reuniones no sean con grandes grupos de gente, eso no nos quita el ánimo para celebrar y compartir con los más cercanos a nosotros.


Lo que no se puede negar es que cualquiera que sea la ocasión, hay un denominador común en todas ellas: comida. En mi caso, tengo la fortuna de contar con familia que cocina muy rico y la verdad es difícil resistirse a probar sus deliciosas recetas.


Constantemente recibo preguntas por parte de amigos y familiares que desean aprender y conocer sobre cómo tomar control de su propia salud durante las fechas navideñas. Lo primero que respondo es que es importante darnos la oportunidad de disfrutar de la época, de la convivencia y sobre todo de la comida. Ya que el estrés que causa el estar culpándonos por pensamientos como “no debí comer esto” “esto sólo me va a engordar” sólo logrará que nos sintamos peor y creará un efecto contrario al que estamos buscando (¡que es disfrutar la comida!).


Y aunque esto los deja más tranquilos. Siempre me dicen “ya en serio ¡dime qué hago!” ¡Y estoy segura de que eso mismo estás pensando también! Es por eso que te comparto estos consejos que lograrán que disfrutes mejor y más inteligentemente de la comida durante estas fechas (además de cuidar tú alimentación) ¡Espero que te sirvan!


¡Escucha el nuevo episodio de Fresamaranto Podcast!


1. Escoge tus Batallas


Es muy común que haya diferentes opciones de comida durante la cena y que a veces de tanto, no sabemos ni qué comer. Si este es tu caso, analiza primero las opciones que te ofrecen en lugar de servirte de todo en el plato. Esta técnica sirve para identificar si hay opciones de comida como ensaladas y/o verduras disponibles. Si es así, intenta llenar tu plato con ellos primero ya que son bajos en sodio , después tu opción de proteína (carnes) o proteínas de origen vegetal y por último la opción de carbohidratos complejos (ej. puré de papa).


2. No te mueras de hambre


Es clásico que nos saltemos el desayuno y la comida para llegar a la cena ¡con mucha hambre! Pero esta no es una decisión inteligente, ya que eso solo ocasionará que ¡comamos de más! ¿Por qué? Porque los niveles de glucosa en la sangre estarán muy bajos. La glucosa es necesaria para tener energía en nuestro cuerpo, principalmente nuestro cerebro. Si las reservas están bajas, lo que querrá tu cuerpo es compensar esa falta de energía comiendo de más y alimentos con alta cantidad de azúcar agregado.



3. Aprende a decir NO


¿Cuántas veces te has sentido lleno y aun así continúas comiendo? A muchos nos ha pasado. Lo entiendo, la comida sabe excelente, pero realmente ¿es necesario comer hasta sentir que “vamos a explotar”? Recuerda, tu primera prioridad es tu salud, y tu cuerpo es inteligente, escucha las señales de saciedad. Considera evitar platillos que usualmente puedes consumir a lo largo del año, o sólo porque están ahí y enfócate en comer lo que es típico de la época. Si alguien quiere servirte más y tú ya te sientes lleno, practica el “no, gracias” ¿Crees que se puedan ofender por esto? Lo más seguro es que no, y tú te sentirás más en control porque estas cuidando tu salud.


¡Escucha el nuevo episodio de Fresamaranto Podcast!


4. Haz tu propia fiesta o reunion


Y planea un menú saludable con el cuál te sientas cómodo. Esta estrategia puede ser aplicada cuando tienes varias reuniones con compañeros del trabajo, amigos, etc. Si piensan festejar en algún restaurante fuera de casa, anímate a sugerir lugares en los cuales sabes que hay opciones saludables, no sólo te beneficiará a ti, sino a tus amigos también.



5. Regresa a tu rutina


El ejercicio es super importante en cualquier etapa del año y esta no es la excepción, sin embargo, que tan realista es pensar que vas a poder seguir tu rutina de ejercicio durante estas épocas. A la mayoría nos pasa que nuestros niveles de actividad disminuyen en las fechas navideñas. Sin embargo, esto no quiere decir que lo dejemos de hacer. Encuentra maneras de mantenerte activo, busca cualquier oportunidad para moverte (ej. Ir a una plaza a caminar). Mantenerte activo va a lograr que puedas regresar a tu rutina de ejercicio más fácil.


6. Derrochar no significa tirar a la basura


Recuerda que se trata de cuidar nuestra alimentación y salud con conciencia. Si ya tuviste una cena en la cual quedaste muy satisfecho y eso te hace pensar que “no es necesario seguirte cuidando”, es completamente falso. Si “comiste de más” no significa que así tengan que ser tus siguientes decisiones, es importante recordar que un derroche en la comida no significa tirar a la basura todo el esfuerzo que has puesto para cuidar de ti.


7. Mantente Hidratado


Es importante tomar mucha agua, que transporta nutrientes y oxígeno a las células y también ayuda a eliminar las toxinas. Asegúrate de beber por lo menos 8 vasos de agua al día. Si tomaste alcohol, aumenta tu consumo de agua para compensar los efectos deshidratantes del alcohol. Y omite el café después de la cena, que puede interrumpir tu ciclo de sueño, lo que puede generar insomnio y disminuir la energía durante el día.


¡Escucha el nuevo episodio de Fresamaranto Podcast!


Newsletter!

al

¡Suscríbete

¡Bienvenida a la comunidad de Fresamaranto!

¡Esto

te

Interesa!