top of page

Guía Completa de Nutrición para la Lactancia Materna.



La lactancia es una etapa maravillosa e increíblemente importante tanto para tu salud como para la de tu bebé.


Lo que comes durante este periodo no solo afecta la calidad

de tu leche materna, sino también cómo te sientes física y emocionalmente durante este tiempo demandante.


Lactar requiere de ti una gran cantidad de energía y nutrientes. Por ello, es fundamental que te enfoques en una alimentación que te nutra adecuadamente y que apoye una producción de leche óptima.


Aquí te comparto algunos consejos clave para optimizar tu alimentación durante la lactancia:


Calorías adicionales

Durante la lactancia, necesitarás alrededor de 500 calorías adicionales diarias. Este aumento está recomendado por organismos de salud como la Academia Americana de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud, que aconsejan ajustes en la dieta para apoyar la lactancia.


Las calorías adicionales son cruciales para mantener tu energía y salud, dado que la lactancia puede quemar entre 450 a 700 calorías diarias, dependiendo de la frecuencia y cantidad de leche producida.




Proteínas

Incrementa tu ingesta de proteínas, las cuales son esenciales para ayudar a reconstruir tu propio tejido corporal mientras alimentas a tu bebé.


Carnes magras como el pollo y el pavo, legumbres como lentejas y garbanzos, y productos lácteos como el yogur y el queso son excelentes opciones.




Grasas saludables

Las grasas desempeñan un papel crucial en el desarrollo del cerebro de tu bebé. Incluye en tu dieta fuentes de grasas saludables como el aguacate, las nueces y las semillas.


Estos alimentos no solo contribuyen a la salud de tu bebé, sino que también te ayudan a sentirte saciada y energizada.




Hidratación

Mantener una buena hidratación es esencial para sostener la producción de leche. Asegúrate de beber suficiente agua a lo largo del día; una buena regla general es beber un vaso de agua cada vez que amamantes a tu bebé.




Es importante recordar que las necesidades calóricas pueden variar de una persona a otra, por lo que ajustar la ingesta calórica puede depender de factores individuales, incluyendo el metabolismo basal, el nivel de actividad física y cualquier

condición de salud específica.


Por eso, es recomendable consultar con un médico o nutricionista para obtener un plan de alimentación personalizado durante este

período.


Mantener una dieta equilibrada y rica en nutrientes es vital durante la lactancia. No solo estás proporcionando los bloques de construcción esenciales para el desarrollo de tu bebé, sino también asegurando que tu cuerpo se recupere adecuadamente y se mantenga saludable.


Siguiendo estas recomendaciones y obteniendo asesoramiento personalizado, podrás enfrentar los retos de la lactancia con mayor confianza y bienestar.

0 comentarios

Comments


Newsletter!

al

¡Suscríbete

¡Bienvenido a la comunidad de Fresamaranto!

¡Esto

te

Interesa!

FRESAMARANTO
bottom of page