¡Este alimento no puede faltar en tu alacena!



La cúrcuma. Si, esa especia color amarillito, y que a veces no le ponemos mucha atención. La tienes que empezar a usar desde hoy.


La cúrcuma es un superalimento


La cúrcuma es también conocida como la "reina de las especias" debido a su color dorado y su sabor fuerte. Tiene un aroma parecido al de la pimienta y se utiliza generalmente como especia en todo el mundo. Es llamada palillo en Perú y Bolivia, azafrán de raíz en Colombia, yuquilla en Cuba y jengibrillo en Puerto Rico. Y además, ha sido parte de los sistemas de medicina de la India y Asia durante siglos.


Aprende más sobre cómo mejorar tu salud. GRATIS. Escucha Fresamaranto Podcast


La cúrcuma agrega color y sabor a la comida y es más conocida por su uso en la preparación del curry. También la encuentras en salsas, mayonesa, mostaza y encurtidos. Además de eso, la cúrcuma se puede consumir en forma líquida agregando raíces frescas al té.


¿Sabías que?


Los curcuminoides son los compuestos biológicamente activos de la cúrcuma y son responsables de su pigmentación de color amarillo brillante a naranja intenso.

Beneficios de la cúrcuma


Numerosos estudios clínicos han demostrado los efectos beneficiosos para la salud de la cúrcuma y sus compuestos, especialmente la curcumina.


Se ha estudiado que la cúrcuma puede ayudar en el control de peso, a regular los niveles de insulina en el cuerpo, en la enfermedad de hígado graso y en problemas de salud mental como la ansiedad y depresión. Sin embargo, se necesitan más investigaciones clínicas bien diseñadas para determinar y documentar su eficacia (pa’ ver si es cierto o no).



Uno de los beneficios potenciales de la cúrcuma son sus propiedades antinflamatorias. Se ha estudiado que la cúrcuma puede influir en los factores de crecimiento, los factores de transcripción, la quinasa y las citocinas inflamatorias de una manera que ayuda a combatir el cáncer y otras enfermedades inflamatorias, lo que la convierte en un agente de tratamiento potencial para el mismo.


Por ejemplo, la cúrcuma (en las dosis adecuadas) puede ayudar en el tratamiento de la artritis reumatoide y la osteoartritis, sobre todo en el dolor de las articulaciones.


No te quedes fuera y vive libre de dietas restrictivas


Aunque algunas personas experimentan diarrea y náuseas al tomar altas dosis de cúrcuma, en general se considera un suplemento seguro.


Aún así, consulta a tu profesional de la salud antes de considerar el uso de cúrcuma como terapia preventiva o de apoyo en tu estilo de vida.