top of page

Intolerancias Alimentarias y Salud Intestinal: Comprender y Manejar lo que Comemos.



La comida es uno de los grandes placeres de la vida, pero ¿qué sucede cuando los alimentos que amamos no nos aman de vuelta?


Las intolerancias alimentarias pueden jugar un papel significativo en la manera en que nuestro cuerpo procesa los alimentos,

afectando no solo nuestra salud intestinal sino también nuestro bienestar general.


Aunque a menudo se confunden con las alergias alimentarias, las intolerancias son distintas y requieren un enfoque diferente tanto en diagnóstico como en manejo.


Diferencia entre intolerancias y alergias alimentarias

Para empezar, es crucial entender la diferencia entre una alergia y una intolerancia alimentarias.


Las alergias alimentarias implican una respuesta del sistema

inmunológico que puede ser severa y potencialmente mortal, como en el caso de la anafilaxia.


Por otro lado, las intolerancias alimentarias suelen estar relacionadas con problemas en digerir ciertos alimentos, causando molestias y síntomas menos graves, pero igualmente perturbadores, como gases, hinchazón, diarrea o estreñimiento.


Las intolerancias alimentarias más comunes incluyen la intolerancia a la lactosa, al gluten, y a los alimentos ricos en FODMAPs, cada una con sus propios síntomas específicos.


La intolerancia a la lactosa, que es la incapacidad de digerir la lactosa debido a la falta de la enzima lactasa, suele causar síntomas como diarrea, gases e hinchazón después de consumir productos lácteos.


Por otro lado, la intolerancia al gluten, conocida como sensibilidad al gluten no celíaca, puede provocar síntomas similares a los de la enfermedad celíaca, incluyendo dolor abdominal, hinchazón,

cambios en el hábito intestinal y, en algunos casos, efectos como dolor de cabeza y fatiga, sin la implicación autoinmune de la celiaquía.


Finalmente, los alimentos ricos en FODMAPs (fermentables oligo-, di-, monosacáridos y polioles) pueden causar síntomas en personas sensibles a estos, que incluyen hinchazón, gas, dolor estomacal y cambios en la frecuencia y consistencia de las heces.


Reconocer estos síntomas y asociarlos con las comidas consumidas puede ser crucial para manejar las molestias y mejorar la calidad de vida.




Identificación y manejo de intolerancias alimentarias

Identificar una intolerancia alimentaria comienza con el reconocimiento de los síntomas que se desencadenan tras la ingesta de ciertos alimentos.


El proceso puede incluir llevar un diario alimenticio, realizar pruebas de eliminación bajo la supervisión de un profesional, o incluso pruebas médicas específicas como los tests de intolerancia.


Una vez identificada la intolerancia, gestionarla implica modificar la dieta para evitar los alimentos problemáticos, mientras se asegura una nutrición balanceada.


Entender y manejar las intolerancias alimentarias es más que simplemente evitar ciertos alimentos; es un camino hacia una mejor salud y bienestar.


Escuchar a nuestro cuerpo y trabajar en conjunto con profesionales de la salud son pasos esenciales para identificar y manejar cualquier intolerancia alimentaria.


Reconocer los signos y tomar acción no solo puede mejorar significativamente la calidad de vida, sino también prevenir complicaciones a largo plazo asociadas con una salud intestinal

comprometida.


Al final, cada persona es única, y lo que comemos debe alinearse con lo que nuestro cuerpo necesita.

0 comentarios

Comentarios


Newsletter!

al

¡Suscríbete

¡Bienvenido a la comunidad de Fresamaranto!

¡Esto

te

Interesa!

FRESAMARANTO
bottom of page