La comida como objeto del arte

Actualizado: ago 13


Articulo escrito en colaboración con Carina García

Fundadora de Arte y Artistas


¿Sabías que la sandía era utilizada para representar un sentimiento nacionalista o un significado personal? o ¿qué las sopas Campbell's de Andy Warhol se utilizaban para mostrar la ideología de una nueva cultura popular?


La comida y todos sus elementos, siempre han existido en el arte. Tal vez no lo notas, pero ahí están para guiarte sobre lo que ves. Los artistas, a lo largo del tiempo, han logrado expresar con pequeños detalles representar y dar un significado a los alimentos.


Escucha Fresamaranto Podcast ¡GRATIS!

Si hacemos un recorrido en la evolución del hombre, nos damos cuenta que tenemos dos necesidades básicas, comer y expresarnos, además de muchas otras, por ejemplo vivienda, vestido y evolucionar. Por lo que desde que vivíamos en cuevas ancestrales de miles de años los seres humanos ya se expresaban en las paredes de estas cuevas mediante pinturas rupestres que hoy podemos ver, con escenas de caza, y la caza era una de las actividades principales para obtener alimento.

Salimos de nuestra cueva, evolucionamos en nuestra alimentación, en nuestros gustos, fuimos seres más sociales y cambiamos nuestras creencias y por lo tanto nuestra forma de actuar, de sentir, y claro de expresarnos.


Pasamos miles de años evolucionando lentamente, donde el arte y la preparación de la comida fue tomando nuevas formas, nuevos colores, nuevos sabores, nuevas representaciones y significados.


Los alimentos como símbolos

Hasta la Edad Media, el arte era muy simbólico, la técnica aún estaba evolucionando en búsqueda de la perfección técnica, hasta llegar al Renacimiento donde ciertamente se alcanzó está perfección, la comida tenía un lugar como acompañante en las obras, no era un tema principal, pero estaba ahí muchas veces para representar algo, por ejemplo, las uvas eran eucaristía y la manzana pecado.

A partir del siglo XVII comienza la comida a tomar un lugar propio, con el surgimiento de un nuevo género pictórico "La Naturaleza Muerta" o "Bodegón", donde como base estuvo la ilustración científica y una serie de avances científicos como el telescopio y el microscopio, lo que generó nueva información en diferentes áreas del conocimiento como la óptica y la botánica que despertó el interés de la realeza, nobleza y burguesía, quienes empezaron a pedir cuadros con estos nuevos elementos además de el mestizaje que se había dado por el descubrimiento de nuevos continentes, se mezcló la comida, las plantas y los animales de manera intercontinental y entre países más cercanos también, gracias al comercio.



Es entonces que los alimentos son expuestos en cuadros con flores y frutas exóticas, saleros de plata, vajillas estupendas, manteles, cubiertos y utensilios brillantes, todo para mostrar sus intereses, lo que les gustaba y también lo que eran capaces de comprar o coleccionar. En este siglo hay pintores como Velázquez, Caravaggio y Clara Peeters que representan los objetos, las texturas, las formas y los efectos de la óptica con gran maestría técnica.


Ahora no solo evolucionamos como sociedad, si no que revolucionamos. La comida toma nuevos significados, tiene nuevos colores y formas, para experimentar una nueva forma de crear, nuevos procesos y técnicas, cambiando la pincelada y el color donde pintores como Cezzane comienzan a pintar diferente, con formas más geométricas y colores que no se acostumbraban. Manet comienza la revolución de las ideas, mezclando temas cotidianos en formatos "no autorizados" por el Salón de París.



Los alimentos se convierten en ideologías


Empieza la Revolución de las Ideas, esto se ve reflejado en la expresión de las obras, y la sociedad comienza a avanzar en su forma de pensar de manera más acelerada comenzando los "ismos", impresionismo, cubismo, surrealismo, dadaísmo, futurismo, expresionismo, y más. Todas estas corrientes pictóricas quieren expresar nuevas ideas, nuevas formas de hacer las cosas y cada vez la mente avanza más rápido.


Llega el Pop Art, con artistas como Andy Warhol y sus sopas Campbell's. Este artista que hoy es tan conocido, tomó elementos cotidianos desde sopa, refrescos o jabón, y los representó de una forma colorida, repetitiva y llamativa, para mostrar el comercio y la ideología de una nueva cultura popular.

Otros artistas como Frida Khalo, Diego Rivera o Tamayo, tomaron elementos como la sandía para presentar un sentimiento nacionalista en algunos casos o para darles un significado personal.


En el siglo XXI la comida sigue teniendo un lugar en el arte y supongo que siempre lo tendrá, por qué seguiremos teniendo la necesidad de comer y la necesidad de expresarnos, pero estoy segura que la forma de representar la comida y las ideas siempre serán distintas, tanto como los seres humanos.