¿Qué es eso de la Resiliencia?

Actualizado: jun 10

Articulo escrito en colaboración con Ariadna Arredondo

Fundadora de The Always Believer


¿Alguna vez te has preguntado cómo podemos afrontar situaciones difíciles en nuestra vida y seguir adelante?


Mucho de eso, tiene que ver con que tan resilientes somos.


La resiliencia se refiere a la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse luego de experimentar alguna situación inusual e inesperada.

Ninguno de nosotros está exento de enfrentar situaciones que tienen un gran impacto en nuestra vida y que producen una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional. Ser resiliente no significa no sentir malestar, frustración o dificultad ante las adversidades. Sino mas bien, saber sobreponerse a estas situaciones y adaptarse a las nuevas circunstancias sin que nuestra esencia cambie.


Ser resiliente es poder tener la suficiente fuerza interior para salir adelante. Es tener confianza no solo en uno mismo, si no en el saber que se puede aprender de las malas experiencias y mejorar nuestro presente. Se empieza a desarrollar la resiliencia cuando quieres cambiar, cuando se te presenta una mala situación y sabes que quieres algo mejor. De ahí, sabes que ese cambio solo depende de ti. Como todo, cualquier mejora que quieres en tu vida empieza por tu determinación para lograrlo.



Ser resiliente es una capacidad que puede ser fortalecida como los músculos de nuestro cuerpo. Por lo que, puede ser que haya lecciones en tu vida o cambios que son necesarios para poder fortalecernos y de ahí crear una mejor versión de ti mismo.


Ariadna nos cuenta: "He vivido varias situaciones difíciles que me han enseñado a ser una persona más resiliente. Desde emigrar a una joven edad de Venezuela, mudarme fuera de casa a los 17 años, hasta superar abuso de alcoholismo en la familia, abuso sexual y una gran depresión. Gracias a todos esos momentos, soy la quien soy hoy".

¿Cómo podemos ser adultos más resilientes?



Sin duda, adaptarnos a los cambios, tener un mundo interior creativo, practicar la gratitud, reírse de uno mismo, trabajar para el futuro, tener empatía y pedir ayuda son de las cosas que podemos hacer para que ese músculo de la resiliencia se fortalezca.


Ponerse retos, metas y llenarse de mucho amor. Rodearse de gente que nos quiere de verdad, aceptar la realidad y actuar sobre ella con paz, calma y buscar la manera de ayudar.

"Dulces son los frutos de la adversidad, que como un sapo feo y venenoso lleva en la cabeza una preciosa joya".WS


Newsletter!

al

¡Suscríbete

¡Esto

te

Interesa!

¡Sígueme!

  • Instagram
  • Podcast Salud y Bienestar
  • Facebook
  • Pinterest

Fresamaranto