¡Todo lo que tienes que saber del nuevo etiquetado de alimentos!



Etiquetado frontal Mexico


El nuevo sistema de etiquetado frontal de los alimentos es una actualización a la Norma Mexicana sobre el Etiquetado, conocida como (NOM-051). Este nuevo sistema es una estrategia recientemente aprobada en México para combatir el sobrepeso y obesidad. En especial, se busca disminuir la prevalencia (osease el número de personas que tiene alguna enfermedad) en la población más joven. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición- ENSANUT 2018, en México, el 35.6% de los niños entre los 5 y 11 años tiene sobrepeso y obesidad y entre los niños y jóvenes de 12 a 19 años, la prevalencia es del 38.4 % (¡esto es muchísimo!).

¿Sabías qué? según datos de la Unicef, ¡México ocupa el primer lugar como el país con mayor obesidad infantil del mundo! y ¡el segundo en obesidad entre adultos! (Estados Unidos ocupa el primer lugar). El gran aumento en las cifras de estos números esta muy relacionado con nuestros hábitos alimenticios.



El sobrepeso y la obesidad pueden desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Pueden afectar también el comportamiento y ánimo durante la infancia y adolescencia, contribuyendo así a problemas emocionales y depresión. Todo esto perjudica la salud de la población y la productividad del país, generando además costos elevados para el sistema de salud.



¿Por qué se cambiaron las etiquetas?


Diversos estudios han demostrado que el etiquetado que comúnmente se utiliza (unas burbujitas en la parte frontal ubicadas abajo en el empaque,) no es del todo efectivo y, sobre todo, se ha visto que crea mucha dificultad y confusión para interpretar los datos contenidos en las etiquetas (nomas confunden y no sirven pa’ nada).



Por lo que se comenzó a buscar nuevas estrategias para que las personas puedan leer e interpretar las etiquetas de una manera sencilla y efectiva y así mejorar sus hábitos alimenticios. Y de esta necesidad es que nace el nuevo sistema de etiquetado, conocido como etiquetado de advertencia. Este etiquetado informa de una manera simple al consumidor sobre el contenido excesivo de energía, nutrimentos e ingredientes en los alimentos.


¿De qué se trata todo esto? ¿De qué me hablas? ¡no entiendo nada!


¡Probablemente ya hayas visto algunos productos con este nuevo sistema!


El nuevo etiquetado consiste en clasificar a los productos en 5 categorías: exceso calorías, exceso azúcares, exceso grasas saturadas, exceso grasas trans, exceso sodio.

Estas leyendas vienen dentro de unos sellos de forma octagonal. El fondo es negro y las letras son blancas.




¿Cuándo darles esa clasificación a los productos?


La clasificación de los sellos se basa en el modelo de perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El perfil de nutrientes es una herramienta para catalogar alimentos y bebidas procesados y ultra procesados con niveles excesivos de nutrientes como lo son los azúcares, la sal, las grasas totales, las grasas saturadas y las grasas trans.

Uno de los cambios más destacables en este nuevo etiquetado es que el contenido nutrimental se reportará en porciones de 100 gramos o 100 mililitros, para facilitar la comparación entre productos. Así es que, basado en estas mediciones, se denominará si un alimento esta excedido en estos nutrientes.




Te doy un ejemplo, imagina que compras una bolsa de papitas que contiene 100 gramos de producto y que tiene 100 kilocalorías en total. En este ejemplo, las papitas no van a tener el sello de exceso calorías puesto que no rebasa el limite que son 275 kilocalorías (o más) para tener el sello.

Supongamos que esa misma bolsa de papitas (100 gramos, 100 kcal) contiene 10 kilocalorías provenientes de azúcares, llevaría un sello que diga exceso azucares. Y desde esta perspectiva se denomina la clasificación de exceso grasas saturadas, exceso grasas trans y exceso sodio en todos los productos.

Es importante mencionar, que hay muchos productos en los que su peso neto no será un total de 100 gramos o de 100 mililitros, sin embargo, por ley ahora tendrán que reportar el contenido de sus ingredientes y nutrientes basados en esas cantidades y por esa razón contarán con un tipo de sello, se prevé que cerca del 85% de los productos que existen en el mercado van a contar con este etiquetado de advertencia. Por lo que será nuestra tarea como consumidor el indagar más en la etiqueta nutrimental y en los ingredientes para tomar la decisión de si llevar el producto o no.



¿Realmente traerá un beneficio este nuevo etiquetado?


El uso de este nuevo sistema ha demostrado ser más claro y fácil de entender por los padres de familia, por lo que favorece mejores elecciones y mejor alimentación para los niños (lo cual es muy bueno pues lo que queremos es ¡disminuir la obesidad infantil!). También ha logrado una reducción en la compra de cereales de desayuno, de bebidas azucaradas y de postres envasados en los consumidores.


El sobrepeso y la obesidad necesitan diferentes estrategias para poder ser disminuidas a nivel poblacional. Es claro que este nuevo etiquetado viene a jugar una parte importante para concienciar a las personas para elegir mejores productos y a la vez a la industria alimentaria a repensar la fórmula de sus productos para ofrecer alimentos de mejor valor nutrimental a los consumidores.


Finalmente, esta nueva estrategia tiene retos a vencer, pues a pesar de que la información existe, no quiere decir que los esfuerzos por educar en salud desaparezcan, es decir, los profesionales de la salud, tenemos una gran tarea que es el explicar a la población la relación de estos excesos con la gran posibilidad de desarrollar una enfermedad crónica (ej. diabetes). Para que así el mensaje de este nuevo etiquetado cumpla su finalidad, que es el tomar el control de nuestra salud y la de nuestra familia.



Fuentes:

1.Sistema de etiquetado frontal de alimentos y bebidas para México: una estrategia para la toma de decisiones saludables. 2018. Salud Pública de México, 60(4), 479-486. Encontrado en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342018000400024

2.MODIFICACIÓN a la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010, Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados-Información comercial y sanitaria, publicada el 5 de abril de 2010. Encontrado en https://www.dof.gob.mx/2020/SEECO/NOM_051.pdf

3.Etiquetado frontal de advertencia en Chile con grandes resultados y sin impactos económicos negativos. El Poder del Consumidor.2019. Encontrado en https://elpoderdelconsumidor.org/2019/12/etiquetado-frontal-de-advertencia-en-chile-con-grandes-resultados-y-sin-impacto-economico-negativo/

Newsletter!

al

¡Suscríbete

¡Esto

te

Interesa!

¡Sígueme!

  • Instagram
  • Podcast Salud y Bienestar
  • Facebook
  • Pinterest

Fresamaranto